lunes, 2 de abril de 2007

Disfraces



Hace unos días, me tocó disfrazarme. Por supuesto, lo hice de árbol, digamos que este blog está bautizado gracias a esa alegoría. Porque hice un exhaustivo ejercicio de auto-definición. Y aunque han sido pocas las ocasiones en que me he disfrazado en la vida, siempre lo he abordado con mucho entusiasmo. Me gustan los personajes con los que por un momento he salido a representar otro papel. Recuerdo con mucho afecto, uno de muñeca de trapo que me hice con 8 ó 9 años. El trajecito era idéntico a uno de pepitas que usaba la Chilindrina, en un carnaval donde vi por vez primera una “negrita”. Mi disfraz estrella fue uno de Beetlejuice que me hice un agosto para el Camping de los Cortijos. Era muy real, a todas las personas que me encontraba en el camino, las ensuciaba con “moco” y “pus” de fabricación casera. Aclaro, maizina+ tierra cristal+ colorantes vegetales verdes y amarillos. Y una desagradable pero convenientemente tibia textura. Me divertí asustando a las personas con el maquillaje. Quise en una ocasión hacerme unos colmillos draculianos bien realistas (cementados correctamente en la boca, sin que se viera que son artificiales), pero aún no me he sentado a hacerlo en forma. Quizá este halloween.

Pero existen disfraces que confieren superpoderes a quien los porta. Es por ello, que me gustaría tener, por un día:

- El disfraz de Marino el de la Patrulla Oceánica, con todo y oxigoma, para hacer un día completo de inmersiones por Los Roques, sin paradas de descompresión, ni intervalos de superficie.

- Disfraz de Mujer Invisible, y pasearme por sitios peligrosos, de noche y ver lo que pasa. Si es posible frustrar algún crimen, mejor.

- Gota de río y lanzarme desde el Salto Angel, sin que me de miedo.

- Guacamaya del Jardín Botánico y sobrevolar con mis amigas, los espacios de la UCV, como todos los dias, a las 6 de la tarde

- Pez piloto para viajar bajo una manta raya

- Modelo de Pasarela como Tyra Banks, ponerme las alas de Victoria’s Secret y caminar cerrando un desfile

- Ser Richard Avedon por un día y fotografiar famosos

- De Plinio Apuleyo Mendoza, para sentarme un ratico a tomar café con mi compadre, Gabriel García Márquez.

- Modelo de Fernando Botero.

4 comentarios:

Jacqueline dijo...

Todos tus disfraces me mataron, pero mi favorito es el de Marino, sin pensarlo dos veces :)

Ezra dijo...

Qué pasó con los tradicionales disfraces de ambulancia y de teléfono?

Asanti dijo...

Me encantó el de la gota de río, debe ser emocionante lanzarse del Salto Angel sin miedo a nada, además de ser parte de esa descomunal belleza natural. :-)

Adriana dijo...

Amiga, ya me animé a crear mi propio blog. Espero verte por alli de vez en cuando para tomarnos un tecito :-)